IMAGINACIÓN RADICAL

Archivo crítico

de feminismos fílmicos

Info

Instagram

 

Hacer (la) Historia

'Una revuelta sin imágenes' (2020) de Pilar Monsell

España, 14 min, 16 mm

 

 

Escena 1

Una estancia con muros de otra época es sostenida con varios puntales de obra. La solidez de las barras metálicas contrasta con la fragilidad de su disposición, sujetando algo que parece a punto de desmoronarse.

 

Antes de que la tierra fuera expropiada también fue defendida. Ahondar en 'Una revuelta sin imágenes' (Pilar Monsell, 2020) significa volver a ese amplio arco histórico que ocupa la transición del feudalismo al capitalismo. En un cambio que nunca fue pacífico ni fluido, el nuevo modelo productivo se impuso violentamente sobre aquellos movimientos que reivindicaron modelos de vida comunal a lo largo de toda Europa. La insubordinación de las mujeres, antes de que fuera considerada como señal irrefutable de brujería, impulsó en numerosas ocasiones toda clase de protestas sociales, rebeliones, levantamientos y motines. Esposas, viudas, solteras, hijas y sirvientas portaron guadañas en las guerras campesinas contra la privatización de la tierra y el reparto igualitario de los bienes, convirtiéndose en grandes  protagonistas de la herejía medieval.

 

Sin embargo, para desvelar el papel de las mujeres en estos relatos de insurrección no siempre documentados, a veces tan sólo nos queda mirar a los espacios abandonados que ellas transitaron, y detenernos a escuchar sus ecos. Aquí es cuando llega el cine y el trabajo de documentalistas que, como Monsell, espigan los restos de historias que han permanecido en el ostracismo –pienso en sus coetáneas María Zafra, Carolina Astudillo, Zoraida Roselló…– como ya hizo cuando imaginó el pasado de su padre en el multipremiado largometraje 'África 815' (2014). En esta ocasión,  Pilar Monsell nos devuelve una vieja historia de lucha comunal mientras acompaña al espectador en un paseo por un desalojado pósito de trigo de la popular plaza de la Corredera de Córdoba. 'Una revuelta sin imágenes' llena una estancia vacía que había pasado desapercibida para la historia oficial.

 

 

 

 

Córdoba, 1652. A la hambruna que asolaba Europa se le suma la inflación del precio del cereal debido al cambio de moneda. Los dueños de la ciudad reaccionan acaparando todo el trigo de la cosecha, acumulándolo en sus propiedades. La población empobrecida, estalla un 6 de Mayo cuando una madre se lanza a la calle con su hijo, muerto de hambre, en brazos. Acompañada por un grupo de mujeres enfurecidas, instigan a levantarse a sus maridos al grito de ‘cobardes’. La rebelión que se inició entonces, de alrededor de 6.000 personas y conocida como 'El motín del pan', arrasó casas de obispos y señores para recuperar los excedentes del trigo acumulado, que sería almacenado en espacios comunales como el Pósito de la Corredera.

 

Exactamente 365 años después, Pilar Monsell y su equipo deambulan por el espacio reverberante de este viejo pósito. Mientras ellas registran sus ecos, el montaje ofrece un sonido en pretérito que evoca antes que enuncia. Es precisamente esta voluntad de evocación la que nos muestra la intención primera de la autora: la reconstrucción de una revuelta que carece de imágenes. Los restos materiales y el espacio deshabitado son, en el ejercicio de Monsell, la única llave para apropiarnos de un pasado del que hemos sido expulsadas.

 

La fórmula para localizar a las protagonistas de esta historia se despliega en la segunda parte del cortometraje, ubicada muy acertadamente en el museo del pintor Julio Romero de Torres de Córdoba. Como natural de la ciudad y visitante –que no asidua– de este museo, recuerdo este lugar con cierto reposo de polvo, un polvo pesado, apoyado sobre unas imágenes que han permanecido ubicadas en el mismo marco y destinadas a las mismas lecturas desde su origen. Sin embargo, estos retratos prototípicos del manido ideal de belleza cordobesa, muestran a mujeres empoderadas cuando Pilar las imagina como protagonistas de la revuelta. Desafiantes, devuelven la mirada a través de una cámara que antes fue pintor, ahora espectador. Ellas, las que posan, antes musas pasivas, ahora madres que gritan ‘¡cobardes, mi hijo ha muerto!’, transformadas en sujetos activos y revueltos.

 

La cinematografía de Pilar Monsell es generosa, porque devuelve. La expropiación de las tierras comunales por un sistema que se quiso capitalista correría en paralelo con el proceso de expropiación del cuerpo de la mujer. Hoy,  la directora de 'Una revuelta sin imágenes'  expropia las imágenes de Julio Romero de Torres para devolvérselas a una historiografía deseada de las mujeres. A modo de díptico de dos imágenes contrapuestas, las imágenes de las visitantes actuales del museo sustituyen la secuencia de cordobesas retratadas, como si la llamada de unas mujeres insurgentes, hubiera sido recibida por otra generación que hoy las observan. Una correspondencia de miradas que, cuatrocientos años después, conecta con nuestras antepasadas exponiendo una genealogía desatendida.

 

En su prólogo del 'Doing Women's Film History: Reframing Cinemas, Past and Future' (2015) Monica dall’Asta y Jane M.Gaines utilizan la benjamiana expresión 'we are constellated with historical others' para hacer referencia a la manera en la que el presente está ligado a los eventos del pasado. Trazar la historia de las mujeres significa seguir los restos que han dejado a su paso, ya sea en forma de objeto, relato oral, o espacios que resuenan. La imagen que resulta, que sólo es evocada porque no está escrita, es pasado y presente al mismo tiempo. El visualizarse consteladas junto a otras en el denso y oscuro espacio de la Historia tiene que ver con reconocernos como partícipes de una misma historiografía de las mujeres. La epistemología feminista, nos invita de esta manera a trascender las evidencias empíricas de una historia que ha sido escrita por el poder, y abrazar narrativas disidentes que colaboran de una historia blanda, permeable, en permanente cambio, que puede ser reescrita.

 

 

 

IMAGINACIÓN RADICAL

Archivo crítico

de feminismos fílmicos

     © 2021 IR